La presentación

...y todo empezó con las manos, con las que recordamos que también en su movimiento esconden coreografías infinitas. Gracias Leonor Leal por una primera sesión de Disidanzas que logró enganchar a las mujeres desde un lenguaje tan universal.